Bienvenidos a este lugar de consulta sobre poetas, narradores y ensayistas de todo el mundo escritos o traducidos al idioma español.

"... el bibliotecario protege los libros no sólo contra el género humano sino también contra la naturaleza, dedicando su vida a esta guerra contra las fuerzas del olvido"
Umberto Eco

GARCÍA, Leda

Leda García Pérez


San José-Costa Rica


Libros publicados:
*Conmigo al desnudo
*Poemas inevitables
*Voces de olvido
*Memoria Infiel
*Cantos de piedra y pétalo

Ediciones virtuales:
*Elogio de la costumbre
*Poemas Sonámbulos
*Poemas para leer sobre una cama desierta
*Poemas infieles
*Ojos Darianos
*Poemas por el agua
*Poemas sueltos

OBRA

SELECCIÓN POÉTICA

POTRA SIN AMO

Hoy desperté pensando
en ese cuerpo tuyo
que desenfrena todos mis instintos.
Lo desnudé a mis anchas
sin rubores rondando las caricias
y cabalgué en tus muslos
como potra sin amo.
Hoy desperté pensando en ti...
Nada me falta.

II

Nada me falta
excepto el filo de tu lengua
husmeando en mi rutina
como un ojo sediento
de osadías tempraneras.
Nada me falta
excepto tus mejillas
robándose el aliento
de mi pubis que inverna
para nombrarte sexo,
sexi, sexuado,
sexamento de pieles
con olores tremando
en la cama solidaria.
Nada me falta,
excepto este placer,
dolor huracanado
que amanece en el vientre
de todos los impulsos.
Hojarasca el deseo
que transita en mi sombra
con su cuerpo imprudente
y extasiado.
Ah los orgasmos en vigilia...
Por qué llamar pecado
a sus deslices
si son solo palabras
convertidas en piel
para tenernos?

III

Sí, tenernos,
beber la misma pulpa
del beso que camina
para espiarnos la sed
y degustarla.
Desgarrar la caricia
con todo y sus secretos,
amasarla en un tiempo
que ignora los segundos
y desnudarla en otro beso igual
para estrenarla.

IV

Y así,
estrenando a mis anchas la osadía,
ser uno en dos o dos en uno
a punto de un orgasmo
en clave G
que se meta en la noche de los cuerpos
para amarse una vez y otra
y otra...

V

Vuelvo a dormirme en la pupila insomne
que me inventó el deseo
y libre de sudores
te borro sin rencor el nombre
que adelgaza tu rostro hasta el olvido.
Mañana inventaré otro amante
para invadirme el cuerpo,
por hoy estás aquí,
nada me falta.


NOMADAS

A todas nos habita otra mujer,
mochila al hombro
y sueños acosando palabras
que no saben de puntos cardinales.
Me recuerdo a mí misma,
cabello despeinado como mazorca de maíz
pariendo tempestades,
granos de miel que no desgranan ya los que me amaron.
Esto de reflejar antiguas osadías en el espejo actual
me nutre y asesina.
Es que me habita aún esa mujer que nunca duerme.


MASOQUISTA

Lloro ante el espejo que castiga
los silencios furtivos
y ante el recuento
de las lunas de siempre,
cada noche la misma latitud
de puerto ausente,
y frente a las montañas
que me miran
como a su otra cara
a veces sombra azul
a veces solo sombra
y enfrento a mis demonios
con la lágrima herida
rezando un Padrenuestro
que fallece de cielos
y reinvento el dolor
porque el dolor
me abriga como un hombre
desarmado
y amo los hombres desarmados.
Lloro porque me da la gana,
porque soy el anverso
de esa luna que aguarda
mi vestido anticuado
y quiere ocultar en él
sus pesadillas.
Lloro porque me da la gana
porque la sal y yo nos parecemos.


OJOS DARIANOS

Hoy me atrapó tu alcoba
y pude dormir en tus rincones
como una sombra más.

Me cobijé en tus ojos
que insistieron en verme las esquinas,
rotas de tanta espera incomprendida.

Y te besé en los muros
y entré por tus vidrieras
para robar alientos escondidos
y fuimos hilo y aguja
que no hilaron el tiempo del error.
Tú Darío,
lejano en ese azul que amaste tanto.
Yo Darío,
cercana en el deseo final que te persigue,
pupila detenida en el encuentro imposible.
Tú, ojos de inciensos atrevidos
penetrando en mi historia,
alcoba redimida
tu sonrisa de ausencia,
casa que no termina de mirarnos...


VIGILIA POR EL AGUA

Tengo la sed del caminante
que recorre la tierra y se desmaya
cuando busca en la patria de los sueños
el agua necesaria.
Cada gota se agota
en el recuerdo del río que envejece
sin milagros peinándose en las piedras.
No hay tesoros de líquidos placeres
escondidos en cuevas de bonanza
para saciar de verde el horizonte.
La muerte nos vigila
con su aridez de playa ausente,
yo escapo de su ira y me detengo
para beber la última esperanza.


LA MUERTE PREVISTA

Alguien buscó una vez el agua oculta
en las lejanas piedras del milagro
que nadie vio nacer.
Recorrió nuestra tierra
y llegó tarde.
La muerte innecesaria
cabalgaba en sus gotas pregoneras
y la selva vestida de cemento
elevó su trofeo criminal.
Nadie vivió para aplaudirle.