Bienvenidos a este lugar de consulta sobre poetas, narradores y ensayistas de todo el mundo escritos o traducidos al idioma español.

"... el bibliotecario protege los libros no sólo contra el género humano sino también contra la naturaleza, dedicando su vida a esta guerra contra las fuerzas del olvido"
Umberto Eco

ILLÁN VIVAS, Francisco Javier

Francisco Javier Illán Vivas


Molina de Segura-Murcia-España


Libros publicados:
* Con paso lento, 2003. Nausicaä Edición Electrónica. POESÍA
* La Maldición, 2004. Nausicaä Edición Electrónica. NOVELA
* Dulce Amargor, 2005, Ayuntamiento de Molina de Segura. POESÍA
* Crepusculario, 2007. Loto XII- VMPress. POESÍA
* El rey de las Esfinges. Loto XII-VMPress. Novela.
* La Maldición. 2010. Eldalie Publicaciones. Novela.


OBRA

SELECCIÓN NARRATIVA

LA MALDICIÓN (2004)

Era el último engendro vivo de una raza, los Grzahcorm, quienes poblaron los brezales mucho antes que los Grarkrom, siglos antes que los Homosaurios, antes del primer cataclismo. Fueron poderosos y dominaron grandes extensiones del mundo conocido en aquellos oscuros tiempos, donde ninguna otra forma de vida se libraba de su nefasta presencia. Pero otros seres inferiores se unieron contra los Grzahcorms, fueron implacablemente perseguidos en todo el mundo e, incongruencias del destino, serían los Humanos quienes acabasen con la grandeza de su raza. Contaban con un aliado por nadie gobernado como por ellos: el fuego. Acosado, se refugió en esa misma torre tras escapar a la batida promovida por los Homosaurios de Farahabad, otra raza ya por aquellos años casi extinguida que encontró su último Refugio en los desiertos.
Ya en el torreón, los Humanos que lo custodiaban sufrieron su maldita presencia, hasta que el propio Shelomó acudió a la fortaleza y descubrió la terrible razón por la que desaparecían sus hombres. Nunca hubo ni vencedor ni vencido en sus singulares batallas. A ambos, engendro y Humano, les sorprendió luchando el cataclismo de fuego y lluvia que sumergió a Chandigharán en la Noche de la Maldición.
¡Tanto tiempo sin probar la sabrosa carne! ¡Tanto tiempo sin beber la roja y deliciosa sangre! El engendro no conocía el miedo, pero temía a su enemigo. Volvió a olfatear el olor a vida y venció sus temores; comenzó a deslizarse escaleras abajo, precedido de un baboso líquido de olor punzante y corrosivo brotado de su infecta boca. La oscura baba gelatinosa, que descendía escaleras abajo, le ayudaba a desplazar su enorme mole viscosa, pero también erosionaba los peldaños. No era la primera vez que recorría las escaleras. Hubo un tiempo en que cientos de veces pretendió escapar de la torre, pero su indomable enemigo, su firme y persistente rival se lo impidió, forzándole a retroceder, a subir los desgastados escalones, obligándole a consumirse en lo alto del torreón, impidiendo que propagase su apestosa presencia. Aunque, a su vez, esa misma presencia en Chandigharán impedía que La Maldición fuese extirpada, que la yerma tierra volviese a ver a los Humanos trabajándola, luchando con ella para sacar adelante las cosechas, el ganado y tantas cosas que delatan la presencia de los hombres en un país.
(La Cólera de Nébulos. Libro I: La Maldición, Murcia, Nausícaä, 2004, pp 39-40).