Bienvenidos a este lugar de consulta sobre poetas, narradores y ensayistas de todo el mundo escritos o traducidos al idioma español.

"... el bibliotecario protege los libros no sólo contra el género humano sino también contra la naturaleza, dedicando su vida a esta guerra contra las fuerzas del olvido"
Umberto Eco

IMPAGLIONE, Gabriel

Gabriel Impaglione

Morón - Buenos Aires - Argentina//Lanusei - Sardegna - Italia

Libros publicados:

* Echarle pájaros al Mundo(poesía, Ediciones Panorama- BsAs- 1994)
* Breviario de Cartografía Mágica(poesía, El Taller del Poeta- Galicia- 2002)
* Poemas Quietos(Antol. Editorial Mizares- Barcelona- 2002)
* Otras explicaciones (bilingüe)-Poesía-Editado en España y México (2009)
* Medanales: crónicas y desmemorias-Narrativa-Buenos Aires, 2009
Libros de próxima aparición:

* Giovannía (poesia)
* Parte de guerra y otras anotaciones (poesía)
* Medanales: nuevas crónicas (narrativa)
* Cuentos de arqueros (narrativa)


OBRA

SELECCIÓN POÉTICA

III

Amo lo que en tí
aún no nace
aquello que se anuncia
en la raíz del beso
en el vaivén de luz
de tu boca en el día.

Amo el quieto silencio
de la mano que traza
un sendero de honduras
en la noche callada.

Aquello que establece
tu desnudez de espuma
tu marea infinita
nuestra pequeña muerte.

De: “Giovannía” -


XXIX

PODERES


“El poeta es un pequeño dios”
-Roque Dalton.-


Puedo abrazarte y desde tu boca mía
gobernar el sol y sus ausencias.

También soy un dios.

Puedo hacer del silencio tu nombre
y de tus labios el mundo
y de mis manos la casa de tu cuerpo
y de tu cuerpo mi pan.

Y puedo a mis antojos
estremecer las horas
para hacer de tu cintura
un mar inquieto

o siestallovizna alrededor
de la penumbra de mi olimpo.

De: “Giovannía” –






FOR SALE

Se ofertan teléfonos para tomar fotografías
y fotocámaras de llamar a dios de urgencia,
autos para llegar antes cucharas de plástico
pastillas de olvidar
cortes de cabello
tintas transparentes
se ofertan
plumas
plumíferos
papeles
papelones.

Se ofertan intelectuales graves artistas esdrújulos
agudos merchachifles.

Se ofertan subsidios para coros de índices en mí.

Créditos para decapitar flores.
Pólvoras de acabar con primaveras.

Se ofertan amores de plástico paraísos en cuotas
préstamos para fábricas de agujas
de pinchar globos rojos.

Se ofertan cañones, botas y verdugos, mano de obra
especializada en cortamanos.

Se ofertan gusanos para habitar manzanas
y manzanas en alquiler para gusanos.

Se ofertan polvos químicos para acabar con el humus
y se oferta humus.

Se ofertan semillas que destruyen semillas,
tubos para comprar agua.

Echémosle a la luna
urgente gota de tinta manchón violento
para que los no avisados abran un ojo
y después el otro.

De: Parte de guerra y otras anotaciones”- 2009


ALBACANTAR

Dinos Hugo, Capitán, la claridad que extiende
la senda de luz donde reinará el abrazo.

se venezuela el cantogallo guayaquil
ojocoraje truenocaribe y manglar
bolivia en sicuris el aire y pachamama
suelta su cabellera arcoiris y danza

un cauce ecuador une los pueblos
va de puerto en puerto el canto horizontal

Fluye nicaragua se augusta y sandina
el río brasilia vientoverde frutal
caricia de sol en savia nueva

dominica tobago surinam
guyana colombia bacatá

guatemala germina bosque y tribunal
tegucigalope desnudo honduraluz
resistencia morazán sueñogirón

sanvicente granadina tabaco y añil
se antilla y se astilla el fósil colonial

patagonia el pampero andinia ala y ala
lima se tupac costarrica vela torrija panamá
aula puertorrico vientovieques
llama jamaica y haití hace memoria
dominicana se ciela antigua se luna
chile allende alameda mañanapanal

La hora en la cuna del siglo se guajira
salvadorea silboparaguay marimbaguarania
todo se cuba y todavía
se chiapas y se montevidea

germina ayacucho la puna santaclarea
amazonia de pájaros rumbo a eternaluz
el sur guevarea y sanmartina
farofidel horizonte alahoguera

ashaninka rumor de foresta se mayazteca
se toba y charrúa y también se pampa

mapuche que cóndor la luz se bolívar
se argentina en brote la asunción de sol
himnomaíz fulgor de pájaros coropan

que ha de parir el día...
De: Parte de guerra y otras anotaciones”- 2009


TIEMPO

Quiero decir no hay tiempo que nos sobre,
las horas son pequeños espejos de las cosas
y no hay tacto que pueda sostener
la luz más poderosa, su exacta empuñadura.

Quedan los relojes en sus engranajes,
pobres máquinas de rastrear fantasmas.
Quiero decir cajas de ilusión
donde el hombre pretende las cronologías
los antes y después, los más temprano.

Enorme colección de laberintos,
inútiles retazos de porción de hueco.
Administrador imbécil de los segunderos,
urgencias sin porqué a toda prisa.

Quiero decir no hay tiempo que nos sobre.
Cada ser cada no ser y cada cosa
va y viene con porción ya distribuida.

¡Que los apropiadores roben minuteros!

¡Que salten a matar, a deshorar prójimos
para tejer su propia red de tempoductos!
Que abran cuentas de péndulos y cuerdas
y se tiroteen los unos a los otros
hasta agotar la complejidad de los cronómetros,
su circular rigurosidad de infinito.

Quiero decir no hay tiempo que nos sobre.

De: Parte de guerra y otras anotaciones”- 2009


AHORA GOTACOLA

Ahora que la sed agobia y las tuberías
se anudan en el Norte;
ahora que han prohibido cavar pozos
porque derechos, patentes,
los huecos hacia abajo
son propiedad del Emporio Universal
(y se masacra a los desesperados);
ahora que fuentes, cursos,
cada subterráneo hilo ínfimo de agua
corre temeroso
entre tanques, botas y escopetas,
y cada gota lleva
etiqueta
y cada canilla su cartel:
Zonavigiladaelguardiaharáfuego.

Tome gotacola.
Inserte la moneda.

De: Parte de guerra y otras anotaciones”- 2009


CHE AQUÍ ALLÁ

¿quién habrá de juntarte otra vez?
- Juan Gelman

He visto tu boca
multiplicarse en la caravana de los libres
en ollas callejeras fábricas forestas
y tus pies en los senderos del surco urgente.

He visto tu brazo fértil tensar futuro aquí allá
y tu brazo de agua alargarse a los hombres de la tierra.

Tus ojos en la noche cerrada: en la violenta
noche de las injusticias.

He visto en el centro del día tu corazón al galope
un palmo de tu piel
componer la cicatriz del compañero.

He visto bajo gastadas camisas
tus pulmones cansados
y en las orillas de los rumbos
las flores silvestres de tu silbo.
Y en cada niño tu sonrisa amurallada de ternura
y tus manos trepadas a herramientas al cielo
en llamas al viento ingobernable
a las campanas del siglo.

He visto
en cada uno de nosotros
un gesto tuyo que nos hermana.

¿Quién casa por casa llamará a componerte
en la hora infinita?

De: Parte de guerra y otras anotaciones”- 2009


JUSTICIA

De la muerte se embanderan los verdugos.
Los fúnebres bronces que abundan, graves,
en plazas y museos y cuarteles.

(Allí hacen justicia las palomas)

Para la muerte hay oradores
brillantes, esbirros que se derraman
en semen negro con sólo nombrarla.

(Allí hacen justicia oídos sordos)

De la muerte se vanaglorian los sicarios
de la daga, del zigzag de acero.
Ellos se cuelgan medallas entre ellos
se palmean con reivindicaciones
que dan asco.

(Allí hace justicia la memoria)

Yo prefiero intentar oficios con la vida,
teñir de utopía la canción imperfecta.
Faltar el respeto a sus señorías
con el amor reventándoles en la cara.

(Allí hace justicia la poesía)

de: “Otras explicaciones” 2008


EXPLICO TU RISA

Las niñas de tu risa juegan en el aire
y en la casa se abren las ventanas.
Miro la luz que nace en todas partes,
los espejos de sol que en las paredes
retratan tu río entre las piedras,
y soy feliz de las pequeñas campanas,
de cada música que inventas con el día.

de: “Otras explicaciones” 2008


EXPLICACIÓN DE LA POÉTICA

Como las barcazas en paciente inquietud
abrazadas a los soliloquios del amarradero

así las palabras en las manos.


de: “Otras explicaciones” 2008


EXPLICACIONES PENDIENTES Y FINAL

En qué gota de savia el manifiesto de la rosa?

En el principio sola hoja en blanco
y el tiempo al galope en el vacío palpitante.

Poesía pierde busca y rebusca
desencuentra palabras
las reúne en defensa propia.

El silencio es el abecedario de los poemas
que jamás serán escritos?

La noche es la mirada atenta de todos aquellos
que esperan aún la voz decidida?

Para una poética:
Pienso, luego insisto, o siento, luego embisto?

Es sol o crisol la curiosidad humana?

La música nació de los intersticios de la lluvia?

A la estructura del aire suben con andamio
los albañiles del viento?

La chispa que desató los días
traía este amor de luz, esta hora infinita?

El primer reloj fue el latido de la vida
o el eco con
que
las invenciones
reclamaron al hombre en el camino?

Quien ha llenado mis bolsillos
de signos interrogativos?
Otros recogen caracolas en la orilla,
persiguen sus herbarios, la astronomía
del cielo y de la tierra
les cabe en los estantes, van por miniaturas
de porcelana, soldados de plomo, trenes y autos viejos,
por anillos de agua y navajas de nácar,
coleccionan diplomas.
Yo voy de tu mano por la tierra
inventándole espejos a las preguntas.

de: “Otras explicaciones” 2008


SELECCIÓN NARRATIVA

EL NEGRO

A Juan Nuñez

Era una máquina de inventar historias, tenía dos ruedas grandes y negras, llena de rayos de crepúsculo la una, de trazos de furia de ronda de niños, la otra.
Él andaba de un lado al otro con un bolsito de guardar y su gorrito azul, los anteojos en el bolsillo de la camisa y un sueño todavía en cada pedal victorioso.
Daba la mano como daba un cuento, daba un cuento como daba palabra o dos o tres o cinco palabras. Y siempre ahí, donde era necesario o donde la hora pedía una mano al borde del vacío.
Se llama Juan todavía, aunque muy bien no sepamos dónde se fue.
Hablaba pausado, saboreando las palabras. Y siempre salían justas, exactas.
Decía que siempre hay gente que se parece. Yo miraba a un lado y al otro, interrogándome.
Unos dicen que salió a Morón, a ver pasar no se qué tren que traía noticias.
Otros que se cansó nomás de pedalear cuesta arriba.
Yo sé que se metió en un cuento, y anda por ahí, torciéndole el brazo a la injusticia.


MISTERIO

Dónde estará Sargazino Pireda?
Siempre con esa moneda vieja bailando entre sus dedos. Con ese ojo más grande, redondo, de un azul violáceo indescriptible, y el derecho pequeño y achinado, negro, levemente más bajo, se ganó la vida en los circos y las noches de varieté, hasta que se enamoró de una muchacha de aire o medianoche y dejamos de vernos.

El hombre, maestro tornero sin trabajo, cansado de hacer fila en fábricas y agencias de colocamiento, se aprendió dos canciones, cuatro chistes, y con su rara habilidad para hacer bailar la pupila izquierda hizo dinero suficiente para vivir con dignidad algunos años.

Nació a bordo de un barco en el centro mismo del Mar de los Sargazos.
Por eso el nombre, Sargazino, y las mil y una explicaciones a las que estuvo condenado cada vez que le pedían los datos de nacimiento.

- Mire, nací en el Mar de los Sargazos, se ubica? Casi en el punto justo entre el meridiano 70 y el paralelo 45, se ubica? A bordo de un barco de bandera noruega, hijo de pekinesa y un búlgaro que no me acuerdo...

Me contó una tardecita, cuando todavía el vino no llegaba a la mesa, que abrigaba el sueño de construirse una casa flotante.
Volver a la primera luz, donde el viento casi no existe, quería. Hacer la casa sobre un sistema de vejigas infladas igualito al que sostiene a los sargazos, estarse ahí a disfrutar las horas, sin necesidad de dar explicaciones ni soportar miradas sobre el hombro. En armonía, con una mujer que lo quiera bien y un botecito a motor para aprovisionarse.

Dicen que fugaron juntos en la bicicleta de Pireda hasta el muelle en donde se embarcaron rumbo a Guatemala; que se instaló en medio de alguna calma chicha, a vivir de la pesca de anguilas y los horizontes infinitos.

Yo, que le conocía el meñique derecho que se había fracturado tres veces, reconocí la mano. Es todo lo que regresó a tierra de Sargazino. Una mano que apretaba una moneda vieja.

1 comentario:

ANA MARÍA dijo...

QUERIDO Y GENEROSO POETA; Una alegría encontrarte gracias a Norma y poder disfrutar de tus poesías. Cariños. Ana María Manceda