Bienvenidos a este lugar de consulta sobre poetas, narradores y ensayistas de todo el mundo escritos o traducidos al idioma español.

"... el bibliotecario protege los libros no sólo contra el género humano sino también contra la naturaleza, dedicando su vida a esta guerra contra las fuerzas del olvido"
Umberto Eco

MANCEDA, Ana María

Ana María Manceda

Tucumán-Argentina//San Martín de los Andes-Neuquén-Argentina


Libros publicados:
Derrumbe y otros cuentos (Premio Internacional Editorial Novelarte, 2008)

OBRA

SELECCIÓN POÉTICA

EL AELETEO DE LA MARIPOSA.
Mención de Honor Concurso Internacional Editorial Novelarte

Creí que estaba en reposo la nostalgia,
pero en algún lugar del universo
aleteó una mariposa.

Como un río viajando por su cauce,
la mente esculpida a cada instante
timonea emociones en la rutina.
El caos acecha transparente,
lo simple se vuelve complejo
lo equilibrado comienza el desorden ,
lo invisible se presenta inexorable.

Porque la nostalgia es perversa , parásita, seductora.
Omnipresente, se mezcla con el flujo de la sangre,
con el aire que inspiramos.
El bello paisaje se cubre de neblina,
la música escuchada proviene desde las sombras
y pinta las caras extrañas que deambulan por las calles.
entonces...
El poema es incipiente y el temido llanto asoma.

Creí que estaba en reposo la nostalgia,
pero en algún lugar del universo
aleteó una mariposa.

EN LA NIEVE.

La noche está allí, detrás de las ventanas. La nieve se refleja posada en las hierbas
y cuelgan las estrellas de las ramas heladas de los árboles.
Con solo estirar mi brazo, aún a través del límite de los vidrios
podría tomarlas para adornar mis ojos.
Si la valentía me sorprendiera abriría la puerta
y recostada en la hierba nevada
tomaría un baño de luz sonriendo a la noche con mis ojos adornados de estrellas
que cuelgan de las ramas heladas de los árboles. Pero sigo mirando detrás de las ventanas. Mi aliento, llanto de recuerdos empaña los vidrios. Me rebelo.
Rotos los vidrios estallan en la nieve ,yo también, rota, estallada,
yo también en la nieve, me rebelo.

¿COMPLICIDAD?

Fue un año duro
Viajé desde la nieve a la infancia.
Muy fatigada
¡Tantos otoños dorados me pasaron!
Y tú estabas ahí
en una casa que nunca habité
como si al mudarte me arrancaras
para siempre de tu vida.
Tu mirada era dura,
te estabas muriendo
y tu mirada era dura
¿Cuál era el reproche?
No pensabas que viajaba
cientos de kilómetro atravesando
soledades
soledades y abismos.
Llegó el invierno, no nos despedimos.
Todo quedó paralizado
Regreso
vacía, huérfana, estéril.
Me refugio en mi hogar de la nieve
Planea la primavera
se atrasó la floración en el jardín
y la ladera de los montes.
¿Complicidad?
Debe existir algo mágico
llegas tú, joven eternidad
la naturaleza estalla
en mi jardín casa de nieve y
en las laderas de los montes.
Todo está florecido

MI PROYECTO

Anhelé una casa redonda
donde la armonía tuviera un fluir sin tiempo
más mi hogar resultó gajos expandidos
por territorios muy vastos.
En el recorrido, he ido agarrando
casi con desesperación
la historia que iba creando.
A veces…muchas, sentí
que se escurría como lágrimas de aceite
entre mis dedos.
Evadí dejarme diluir asiéndome a mis sueños,
a la eternidad que trasciende mi carne
a imágenes y recuerdos.
Supe que en los cinturas del silencio
se esconde la oscuridad de mi tristeza:
Supe que en la mirada de las voces
se escondían los fracasos.
En el laberinto del pensamiento fértil,
cual tierra negra, he ido sembrando
fortalezas me nutren para resucitar, para ilusionarme,
para amar.
No logré aún la arquitectura de la casa redonda
pero está aquí, adentro, entre luces y sombras
está aquí, es mi proyecto.

SI ME PINTAS.

Si me pintas la cara
píntame una sonrisa, grande muy grande
tan grande que le de sombras
al dolor que sube por mi garganta
que viene desde el estómago, ahí
donde se estrelló mi alma. Y a mi mirada
¡ ah! Solo píntale un poco de rojo
y un asomo de lágrimas.

EL CAMINANTE.

¿Qué es navegar por los copos de nieve?
Quizás uno busca en este viaje
algún ruido de voces
ante tanto silencio blanco
voces que lleguen desde el sol
o desde una cálida noche llovida de estrellas.
Ya me envuelve la fatiga del camino
por estos infinitos paisajes patagónicos
abriré mis manos
para dar mi brújula y mis nómades
tesoros.
Ahora debo guardar mis ropas y mis poemas
en el cajón vacío de tus medias
y después vender mi linyera
al caminante joven
a quien veré
marchar.