Bienvenidos a este lugar de consulta sobre poetas, narradores y ensayistas de todo el mundo escritos o traducidos al idioma español.

"... el bibliotecario protege los libros no sólo contra el género humano sino también contra la naturaleza, dedicando su vida a esta guerra contra las fuerzas del olvido"
Umberto Eco

PUIGBÓ, María Teresa


María Teresa Puigbó

Santo Domingo-República Dominicana


Obra publicada:

-Antología Poetas de la Era


OBRA

SELECCIÓN POÉTICA

ESTADOS ALTERADOS

Latidos jinetes de veloces unicornios,
preguntas cosidas a tus párpados,
pechos de alados mares azules,

Silencios taladros de seres,
ausencia de gravedad,
vastas negritudes espaciales,
lluvias de astros y cometas,

Caer del todo a la nada,
sin resguardos ni oraciones,
beber la vida tan extraña,
verte desde afuera, vulnerable,
mientras te arropas de algodón,
para no romper los cristales,
que te encierran en la nada.



EN CARNE VIVA
En carne viva viviré esta vida,
sin dilución, sin echar agua al vino,
sin el humo narcótico, sin calmantes,
sin las mentiras de las novelas televisivas,
sin la ficción de los periódicos,

No huiré en trances etílicos,
ni en evasiones psicológicas,
tomaré todo sin anestesia,
a puro pulmón, todo el dolor,
las lágrimas, las risas, los besos,

No haré cuadros abstractos,
sin expectativas, sólo ser,
caminar con mi rumbo,
sin importar los precipicios,
romper las colinas que irrumpen,
en el ascenso a mi existir,
diáfana, en línea recta,
sin tomar nada prestado,
sólo lo que me es propio,

Sin anestesias,
Sin recetas,
valiente,
resistiré los embates,
nada existe al azar,
todo es requerido,
cuidando causas,
y consecuencias.

Todo fluye,
en el amanecer,
en la hortensia,
en la serpiente,
en los ojos amados,
en los abrazos,
en las caídas,
en cada segundo,
en cada latido.

LEJANÍA

Los ojos cegados de luz,
los ecos de tu voz,
encuentro el desencuentro,
un corto vuelo,
un presentir,
la melancolía de una pregunta,
la solidez de la respuesta,

Rodar y rodar,
caer al vacío,
un verde que escapa,
brazos de plomo,
mirada de lejía,
voz muda,
quise abrazarte,
te escapaste,
me dejaste,
envuelta de nubes,
mojada de estrellas,

En tu hueco,
ya crecen flores,
amplias soledades,
misteriosa sorpresa,
promesas de azúcar
pobladas por otros sueños,
quimeras de nuevos días,
hechos de suspiros y mares.

Pero aún camino,
aún tropiezo,
con las piedras de tu lejanía,
que supero con remos,
en otros pechos,
y en otros besos.

Sin pesares me despido,
te entrego mis adioses,
hechos de colinas y montes,
arados por el sudor que no fue,
vestidos de un ser que reinventa,
como medir las pasiones,
sin fuego ni dolor.


LABIOS DE ESPONJA

Para tí, por lo de ayer...

Tus labios son esponjas,
que cuando besan,
me llevan de paseo,
por la cara celeste de la luna,

Quisiera yo borrar,
de ellos todos los antiguos besos,
hacer una revolución de olvido,
donde tu existir se llene de mí,

Limpiar tu cuerpo,
de todo lo amado,
en piscinas claras de un eterno presente.
lentamente con mi lengua estrujarte,
con agua y miel,
limpiarte del pasado,
recorrer tus precipicios,
y bailar dentro de tus recámaras secretas,

Perfumarte entero de mí,
agotarte de latidos y gemidos,
hasta que caigas derrotado,
en un dulce suspiro.

3 comentarios:

tubeth2000 dijo...

Ahí si hay talento!

Ramón dijo...

La poesía de María Teresa Puigbó es cautivadora.

Maryterre dijo...

Gracias amigos, poetas!!!!