Bienvenidos a este lugar de consulta sobre poetas, narradores y ensayistas de todo el mundo escritos o traducidos al idioma español.

"... el bibliotecario protege los libros no sólo contra el género humano sino también contra la naturaleza, dedicando su vida a esta guerra contra las fuerzas del olvido"
Umberto Eco

BIANCHI, Roberto

Roberto Bianchi


Montevideo-Uruguay

Libros publicados:
*Dedos índice, 1973
*Opinando, 1981
*Sumario, 1987
*Bordes, co-edición utopías del sur/Signos, 1992
*Lugar en Marcha, primer premio publicación Editorial Nubla, Bs. As.,1993
*abro Montevideo, antología poética, Ediciones Poramor, Colección Sur, La Habana, 1993
*Esto es Cuba, poesía-ensayo, 1995
*montevide-o-dios editorial Graffiti, Montevideo,1997
*Los amores son arcos formidables, bilingüe español-portugués, Proyecto Cultural SUR, 1999
*...y sin embargo abren los jazmines, aBrace 2003
*Gestual de Dominio, (poemario ilustrado por Fernando Barreto, Brasil, aBrace, 2009)
*Vaivén, Memorias desde el más acá, 2009, (novela co-edición aBrace-El Monje Editor, Argentina)
*En las líneas de la mano, (poesía, Bianchi-Reis-Zavala, Tres poetas de América Latina, Marzo 2004, Quito, Ecuador.)
*Trilogía Poética,-Celada sobre encaje de guipur- (Nina Reis, Roberto Bianchi y José María Pinilla), Ediciones Atenas, Barcelona, 2005.
*Poesía HUELLAS/MARCAS, Reis, Bianchi, Zavala, poesía bilingüe español portugués, Centro de Artes y Letras de Ecuador “Esmeralda Guzmán Carrera”

OBRA

SELECCIÓN POÉTICA

DESNUDOS

quiero tu desnudo violento
tu desvestido mordaz
tu limpia naturaleza de azucenas
y diáfanos caminos desolados

ábranse las soledades más rotundas
cúbranme tus vestidos de piel
en alunaje desmesurado e irrepetible

cuando sólo exista noche derrumbada
tu desnudo cálido
todavía inconsciente entre mis brazos
me irá dejando rastros cada vez más azules
como el humo de un vapor que se aleja

ooOoo

me parió un fogonazo inacabable de fluidos escarlata

ella no estaba en la ventana de la casa interior que daba al patio
ni en la lejanía de los murmullos estaqueados
ni en los ojos estériles de las cerraduras

me parió simplemente en un colchón de lana
con una comadrona vieja que asistió sus lunas

quién sabe dónde hubiera podido estallar
con madre navegante

ooOoo

hace ya más de medio siglo
que caen
y no entendemos
la basura se va desmoronando
en las cabezas
en medio de la música estruendosa
la resaca
los viajes

y no entendemos
nos cuesta saber de los bosques
orientar la vista
por allá se cuela en un resquicio
el breve mar menguado

mucha más basura
en menos años
no hay cabezas
en la invisible meta

ooOoo

las miradas son como astucias para definirnos
pueden sembrar recuerdos con sólo procurarlo
por eso te descubren cuando piensas
cuando reconoces que es nocturna la simple desazón

me pregunto si puede ser que llegas
como una línea blanca oscilante entre promesas y juegos arbitrarios
pero más me pregunto si estaré cuando llegues

ooOoo

cómo se puede ver entre pestañas y sueños
aquello que deseamos
¿cómo? si la mirada únicamente tiene una línea blanca
oscilante y las pequeñas ternuras se entretienen con las sombras
porque todo en torno es opaco y sin costuras

ooOoo

supe desde lo verde
como sabe a humedad germinal la hojarasca
en cuales vértebras
se inserta el tiempo
con sus caracoles de asombro

se estrecha la piedad en torno a la razón
y se despide de todas las virtudes

nada te traerá tanta calma
como la copa de tu árbol
cuando sepas desde el verde
cómo arde la lluvia

RENDIJAS

siempre es bueno andar por las rendijas
acompañar hormigas y silencios
nada se establece solo entre los ojos
sin nuestra voluntad de someterlo

cuando damos atención a lo mínimo
a la tan remota nimiedad
nos encontramos mundos que jamás tuvimos
sin un acontecer anunciado

nadie me va a mirar en otra tarde
nadie para que aturda sus ojeras
sigue pasando el tiempo con sus fantasmas grises
y tampoco me mira

ooOoo

pasas
simplemente
pasamos
en la tanta búsqueda
quedamos
apuñaleados por la niebla
en esa confusión ardiente
de semillas y pájaros
atosigados
melancólicos
errantes
en la tanta inconstancia
seguimos
incorporados a la energía
alineados con la inercia
pasas
pasamos
volviendo en las huellas

LA PRIMAVERA

está en el laberinto de los ojos
que ven brotar las gemas
como un nuevo milagro
sin ninguna razón

vuelve
aunque no la esperemos
y los inviernos
nos hayan desquiciado

nos trae sus brisas y tibiezas
aquellas ansias
de amar y deslumbrarse

y siempre nos asombra
aunque hayan pasado tantos soles
que encimemos
sedimentos de otro ciclo
con su llovizna de signos trasnochados

PERDÍ UN POEMA

no pude ya encontrarlo
revisé mis horribles archivos
mi escritorio desconfigurado
mis bolsos mis lamentos mis neblinas

anduve en cuatropatas rastreando entre los muebles
me agaché detrás de cada libro de cada caja cada
hice memoria como si fuera a dar examen
recompuse cada instante de los últimos cielos
y perdí mi poema
eso es un hecho
le pertenecía a otra serie que al faltarme
se va a quedar tan huérfana como si hubiese muerto

porque todo lo que allí decía se puso transparente
se vistió de olvido en la gama del violeta
ya no podré olvidar ese poema tan perdido
aunque desconozca lo que dijo

ooOoo

el mundo ofrece antorchas
borracheras
agudos despertares visionarios
el mundo tiene venas incendiadas
duelos y condenas
pobres conciertos tristes
de agotar la ternura

por eso entre fugaces mensajeras
yo prefiero las huellas de tus dedos
tatuándose en mi piel
como palomas

ooOoo

igual me fui de las cáscaras de cielo lluvioso
de los vientos que no tienen remedio
de las alcantarillas redobladas de heces
me fui sin despedirme
casi nada
como abanderado de la huída
como portador de la aventura

estoy enervando mis antojos
con la boca sellada de silencios
y te busco entrañablemente
incluso en tus sombríos laberintos

CANTO PARA UN POEMA

Canto I

poema mío que te encuentro en la lágrima
que saltas de aguacero en pedrerías
en láminas de piel sobre un desierto
que late sus oasis de ternura
poema mío de los huracanes
que rayan las distancias y los vuelos
nunca olfatean el silencio errante
que nace de la muerte de mi boca
mi boca muere cuando no la encuentras
poema mío de la sangre oculta
hecho de rebeldía y de murmullos
escondido de duda en la garganta
puedo escribir y me raciman ojos
me parte el tiempo sobre las pestañas
duermo cuando libero peregrinos
cansados de quedarse sin espejos
poema tan mío que me enojas
me das la vuelta con un carro de espuma
me rabias el perfume que registro
en cada noche que cierro mis pedazos
poema antes de ahora no moría
voy a morir porque me dejas solo
tan lágrimas serán los días siguientes
que deje de escribirte con mis uñas
después de ya me falta
apenas una luz para encontrarte
pequeña como un duende primitivo
aquella luz que no recuerda el labio
la misma que apagaste en la partida

Canto II

dulcedad en el habla
de pájaros ocultos por el alba sombría
cuando no se descubren el día ni la noche
porque empatan sus luces
aproximadamente ciegas

me detiene el oscuro
la claridad me alienta
y me inclino en las hojas
para sembrar rocío

pienso entonces que nadie
es dueño de sus ramas
nos anidan las aves con pensamientos tiernos
y acecha la canalla cuando el día define

juego a no despertarme
y el rumor de la orilla me trae labios poetas
que recorren mis ojos y todos los sentidos
hasta el sentido dulce de la melancolía
te pretendo poema desnudo entre mis manos

cuando siempre tan lejos
cuando siempre tan cerca
como las golondrinas

Canto III

Poema me das lengua
cuando estoy sin saliva
vienen tus olas
rompen mis vacíos
tus voces lamen canastos en el aire
burbujas de temor en mis baldosas
entonces soplan risas
entran en las ligeras hendijas de mi cara
te apoderas de aliento
del ruido de mis dientes
vienes a seducirme porque me sabes ávido
como tierra que espera
entonces llegan llantos
entre descubrimientos de ruegos escondidos
revisión de pasados
sin perdón de las manos
casi monótonos si creemos en nadie
y sin embargo crédulo arrebato la carne
salgo en carrera pretendiéndolo todo
busco como perdido del rincón del encuentro
me tropiezo los riesgos
peligros sin medida
hasta comprometerme de plena cacería
poema mío y creo
que llegas cuando partes
otra vez
a rendirle presentes a tu ausencia.

Canto IV

me aproximo a tu hombro
poema
allí descanso
amenaza llover para siempre
yo descalzo regándote
la carga de mi aliento

me olvido que hoy es jueves
y te requiero un verso
como si estuvieras disponible
esos días se mueran
en jueves de vallejo

ya no se si es el plomo de la sangre
el verdadero lastre de mi historia
si puedo confiar en letras que se cambian
como luces de tarde
en bocas que pronuncian reverencias
y se esconden en horas de molusco

sé que las necesitaría entre mis uñas
desesperadamente las retenga
les muerda las vocales descuidadas
bese sus consonantes pies hambrientos

días en que no puedo
ni adornarme con rabias
en que me crispa la humedad del aire
te recurro de urgencias
imposible poema indefinido
esqueleto de frío
que te vas tan lejos

Canto V

lo cierto es que me quema la soberbia
y creo que he llegado hasta tu rostro
amante de mi hoguera
poema mío de escondidas humedades
resueltas en tu vientre
pretendo poseerte y tú lo has dicho
en todas tus ventanas
en los ojos de miel de tus imágenes
en la puerta labrada de tu casa
que sólo abres para hallar el viento
silencioso y querido de amores desvelados
has dicho siempre:
-mis ventanas se cierran a la siesta
porque el sol parte sin piedad los huesos
de los no prevenidos
mi sangre corre sólo por mis venas
no la regalo a nadie

por eso gozarte y retenerte es siempre una quimera
alguna vez te das a borbotones
y quedo colmenado en mis celdas de cera
después te vas y como siempre
olvidan los caminos tu regreso
poema que vales mi estómago mis nauseas
la reciedumbre entera de mis miembros
los tiempos en que habitas otros mundos
la ansiedad ignorada de las piedras
en la incansable historia de saberte ajeno

Canto VI

te busco sangre y pétalos
voz de matorrales
explanada piel estremecida
no se puede entender que te derrame
te sintetice
te recupere desde un laberinto
no van a imaginarte
corte
látigo
olvidado a la diestra de mi mano
conmovido en la boca de mi hambre
justo al borde frutal de mi paciencia