Bienvenidos a este lugar de consulta sobre poetas, narradores y ensayistas de todo el mundo escritos o traducidos al idioma español.

"... el bibliotecario protege los libros no sólo contra el género humano sino también contra la naturaleza, dedicando su vida a esta guerra contra las fuerzas del olvido"
Umberto Eco

AGUILAR SOLÓRZANO, José Agustín

José Agustín Aguilar Solórzano

Valle de Santiago-Guanajuato-México//Morelia-Michoacán-México

Libros publicados:
*Abalorio (Poemas, 2007, Independiente)
*Versos, moscas y poetas (Poemas, 2009, Secretaria de Cultura de Michoacán)

OBRA

SELECCIÓN POÉTICA

HAGAMOS UN POEMA
(o poética del desempleado)

Primero
una palabra cualquiera
por ejemplo
pájaro
ahora un adjetivo común
pájaro esdrújulo
por ejemplo

será fácil pensar que un pájaro esdrújulo
comúnmente habita en árboles esdrújulos

cada cual con su grupo semántico

sigamos pues, amigo:
pájaro esdrújulo
que en esdrújulos árboles habitas
con el pecho grave
lleno de alas y plumas
cantas brevemente
tu aguda canción

Ahí tiene ya SU POEMA
ahora inténtelo usted mismo
Recuerde:
elija una palabra cualquiera
tóquela un rato, mírela
si es un pájaro córtele las alas
si no lo es, haga lo que quiera

elija un adjetivo, simple
no intente solemnizar
es necesario no decir nada importante
o podrían acusarlo de literato
de mentiroso, de estafador
por eso declárese falso desde el principio
diga que lo que usted tiene en las manos
no es un pájaro, mienta
aunque todos puedan mirar al ave

Al igual que ahora yo le digo
que esto, lo que está leyendo
no es un poema
aunque también yo le haya arrancado las alas.

PO (P) EMA

Lo inn hoy
es el poema breve
el verso
la-
có-
ni-
co

decir ahora
es no haber dicho
escribir
es
una simple excusa
que tenemos los güevones
para no afeitarnos
y procurar
-cada vez menos-
nuestro otro Yo
metrosexual

los poetas
/escuché alguna vez/
no pensamos en esas
cursilerías, sensiblerías
banalidades, pendejadas

somos más inteligentes
por no decir in- legibles
padecemos un hamor
venéreo
y a veces vamos al super
compramos panes y peces
(bimbo y tuni)

-buscamos patrocinadores-

chateamos
descongelamos unos bisteces...

escribir hoy
es puro andar huyendo
/despacito despacito/
pura cochinada
como rezar
o cantar música duranguense
o perrear
- como dice Dadi yanki-
escribir
es un bombazo
en medio de la plaza
pública (vacía)

lo inn hoy
es el poema chiquito
que no pretende nada
que se conforma

con su poeta mediocre
pordiosero
y lambiscón

el poema hoy
nomás es la caspa
en el cabello
head and shoulders
de la poesía

(ESCRIBIR EN UN BAÑO PÚBLICO CUALQUIERA)

¿Acaso podría hacerse un poema
en el que el protagonista no hiciera
otra cosa más que repetir interminables
ve-ces la palabra caca?

-no lo sé-

si yo digo caca, querido lector
¿qué digo? ¿un bisílabo maloliente?
¿un producto fecal de mi imaginación?

no digo que esto es o debería ser un poema
digo que ese organismo autosuficiente
recién salido del vientre materno
arrojado al infinito torbellino del destino

tiene el derecho de ser observado
como se aprecia una pintura de Van Gogh
una rosa…

si yo digo caca, mi estimado amigo
no quise decir nada, si así lo desea
sustituya esta palabra por otra que sea de su agrado
por ejemplo: Sol, pipí, vagina o cartílago

no importa, porque si yo digo caca
estoy diciendo caca y sólo caca
caca, caca… ca- ca

disculpe la molestia que le he ocasionado
si es usted de los que padecen
la buena lectura y la afición
por las palabras esdrújulas y baji- sonantes

si digo caca, lector ingenuo
no es por ser caco fónico
… mucho menos por no decir mierda

(ya dedicaremos un estudio más profundo
a esta otra palabra tan necesaria)

y ahora con su permiso
debo seguir practicando…

ca….caa

HAMOR SE ESCRIBE CON ACHE

con hambre, de hombre
mudo
hombre solo
que naturalmente es vacío
como un agujero al que
ya no le cabe nada

ni un ache (h)
de (h) embra
de H (ueco)

De hamor, humedad y agujeros

Te escribo mi hamor con ache
con (h)ausencia te lo escribo
este hamor se lee en silencio
/ para uno mismo/

cómete mi hamor con hambre
humedécelo
ahoga mi muerte en tu saliva
hunde mi sed en tu h(abismo)

porque hamar es estar agujerado
/hondo/ enmudecido


SELECCIÓN NARRATIVA

VISITAS INESPERADAS

Capítulo de la Novela: El libro mojado.

Y que llega con su saquito gris y su blusa roja de seda y que me dice que cómo he estado, que perdón pero que había tenido otras cosas que hacer y no había podido pasar a verme, pero que esperaba que yo no estuviera para nada molesto, eso le dolería muchísimo, por que me quería, de verdad me quería, y que se pasa y se sienta al lado de la cama con su carita viendo a la ventana, ya viene el tiempo de lluvias que me dice y yo nada, a qué has venido, no creas que es tan fácil entrar como si nada y sentarte como si nada en mi buró y esperar tan sólo que te bese. Y que la beso, y ella me besa y siento sus dedos en mi cuello, en mi nuca, jugando con mi cabello y la humedad de su saliva hirviendo en mi saliva caliente y ese olorcito amargo que siempre me deja respirar mientras con sus ojos cerrados me besa. Laura, que le digo, vete, no me gusta tener que jugar a esto cada vez que te da la gana volver; no me mira, el sol opaca el brillo de sus ojos (¿verdes?) no es que no te quiera, te quiero mucho, pero yo soy así, no me gusta estar amarrada a nadie, esa es la diferencia, que le digo, que mientras tú sólo me quieres yo te amo, cosa que no entiendes, que enciende un cigarro, claro que lo entiendo, pero eso no me obliga a nada, no me obliga a venir aquí cada tres días, o darte mi nueva dirección y esperar a que vayas por mí cada tarde al trabajo, si tuviera trabajo claro, entiéndeme Joaquín, las cosas no son como tú quieres, pero me gustaría estar contigo a veces. Que no lo entiendes, le digo, que yo aquí como un pendejo creyendo que piensas en mí, que me extrañas y tú bailando, aceptándole tragos a cualquier extraño, que no es así Joa, que sí es Laura. Que me acerco, le tomo la mano, la miro, sus ojos (¿azules?) me regresan mi cara de imbécil, si pudieras ver dentro de mi corazón Laura, quizás así pudieras entenderme, saber que si te perdono una y otra vez es por que te necesito, que fuma, silencio, que se ríe, mira güey yo no vine aquí a oírte llorar y hacer berrinches, mucho menos a que me perdones, que me perdones, de qué cabrón, yo soy libre, que yo recuerde nunca me comprometí contigo, si estoy aquí es por que me gustas, no entiendes, por que también de cierta manera te quiero, por que me gusta acabar de hacer el amor y que me enciendas el cigarro, que me leas uno de tus poemas maricones esos, que me abraces, que me vuelvas a pedir que seamos novios y volverte a decir que no, tú eres el que no entiendes Joaquín, tú eres. Y que la beso, que me avienta, su boca hace una mueca que parece una sonrisa perversa, rápidamente se despoja de su saco gris, yo me abalanzo como fiera sobre ella, de nuevo me esquiva, que se desabrocha lentamente los botones de su blusa de seda, yo que no sé que hacer, si lanzarme de nuevo, arrancarle la maldita blusa, esquivar sus brazos que me impedirán llegar hasta su cuerpo, poseerla, si es necesario a fuerza de rasguños y besos, pero mientras yo pienso esto ella ya desabrocha su sostén y vuelve a mirarme, me dice ¿me ayudas? Y yo coloco mi rodilla sobre la cama mientras ella de espaldas se levanta el cabello, le doy un beso antes de abrir el broche y luego bajo lentamente cada uno de los listones que se sostienen en sus hombros, ella ríe bajito, como un chillido breve apenas, su cuello, esos vellos casi transparentes, mi aliento como humedeciéndole la espalda, y que cae, sus pechos desnudos apretados contra mi cama, la tengo ahí, así, y que le separo las piernas, que le levanto la falda, algo escucho que me dice, pero ya no me importa, ella sobre las sábanas, yo sobre su piel. Adentro todo es agua, liquido tibio, dulce humedad, pequeños rugidos, pequeños te quiero saliendo de su boca mientras yo adentro de ella permanezco en silencio.
Y que le digo ¿Laura quieres ser mi novia? Todavía la miro un rato fumar hasta que sus ojos (¿grises?) se clavan en los míos, no me chingues Joaquín, que me dice.

ERNESTINA

Ernestina era una mujer triste, una mujer triste y risueña, una mujer que iba a misa los domingos, y los lunes a veces, y los miércoles, siempre que no tenía que ver la tele o salir a acompañar a Cuca por el nixtamal o a un mandado. Tina era una mujer pequeña, una regordeta empequeñecida por los años, un mandil y un rebozo con olor a tarde y a soledad y a olvido y a madrugada y a todas esas cosas que Tina no hubiera podido decir tan bien, porque ella era una mujer callada, un silencio de ojos grandes y obscuros, una piel desconocida por los hombres, un paraíso inexplorado que de tanto esperar se secó o se prendió fuego y terminó oliendo también a ceniza, a deseo chamuscado, a risa de dientes vírgenes de lengua, a lengua de saliva humedecida sólo por el café de olla, por los tesitos o los atoles que se tomaba en las fiestas de Santiaguito, o por la noche, cuando ya era tarde para despertar a Cuca y platicarle y decirle ya ves mamá te dije que mejor champurrado. Pero Cuca dormía y Tina pensaba, platicaba con sus recuerdos, acurrucada bajo las tejas altas de su cuarto de soltera, de su viejo cuarto de quinceañera, de su rincón de chamaca, sobre la cama donde probablemente ella fue concebida, al menos sí bajo el mismo techo donde Cuca le dijo a Margarito, hoy no viejo estoy cansada. Tina se empezaba a formar en el vientre de una mujer cansada y las pequillas de su cara se empezaban a vislumbrar como estrellas de una galaxia que detonaba tibia y suave, dentro de Cuca, que temblaba, que hacía ruiditos, la sinfonía que Tina sólo escucharía de su madre, porque a ella nunca le fue dado un escenario, un buen violinista para su voz de pájaro.
Tina sólo cantaba en Misa, y parecía un pajarillo chillando a las doce. Con sus alas viejas sobre su vientre vacío, cantaba, y su voz volaba buscando el calor del sol de medio día, la hora donde descansaba Tina de ser ella y se volvía más bien otra cosa, un cuerpo tirado en una iglesia por ejemplo.
Las últimas palabras de Tina fueron poco claras, un suspiro inaudible casi, una canción de sólo una nota, breve como la muerte, distante como las voces que Tina ya apenas oía, quédate, me escuchas, llamen una ambulancia, padrecito. No alcanzó a sonreír aunque hubiera querido decir que no era nada, que ella andaba en las cúpulas con las palomas, que su voz era un bultito blanco, blanco, como sus sábanas de soltera, blancas como sus alas regadas sobre los azulejos de la iglesia.
Las doce es buena hora para morir como para tomar el sol, eso se lo dijo Cuca cuando sólo tenía cinco años, Tina no tomaba el sol, no le gustaba, pero siempre creyó que la muerte era un paso importante en la vida de cualquier mujer, tanto como casarse o tener un hijo.

Ernestina es un bulto blanco bajo la tierra, Ernestina ha parido un árbol, Tina canta con la voz de muchos pájaros.
Tina, paloma tina.

SELECCIÓN ENSAYÍSTICA

DE LOS SENTIMIENTOS DE LA NACIÓN O DE LA NACIÓN SIN SENTIMIENTOS.

Los sentimientos de la Nación si mal no recuerdo es un documento firmado por Chema Morelos en Chilpancingo el 14 de septiembre, creo que de 1813. Este texto es fundamento ideológico de la guerra de independencia que según fuentes históricas inició allá por el año de 1810 cuando un cura, nada ingenuo él, luego de ser avisado por una señora corregidora (que según fuentes ni tan históricas, era más fea que Santo Cristo apaleado) le avisó que resultaba que los habían descubierto y que se agarrara de sus feligreses y los armara con palos, hoces y todo lo que tuvieran a la mano, así fueran sus propios chamacos o sus viejas; para iniciar una guerra en nombre de la libertad.
O al menos eso dice la historia.
Pero antes de seguir con este ensayísimo carente de sustento académico deberíamos tomarnos unas líneas para repensar la historia (como dice TV Azteca). ¿Qué es la historia? Yo en mi calidad de ente literario, hombre de mundo que habita en estas posmodernas cavernas cibernéticas, me he dado a la tarea de buscar en Google, y la primera definición, por supuesto dada por Wikipedia es la siguiente:

La historia es la ciencia que tiene como objeto de estudio el pasado de la humanidad y como método el propio de las ciencias sociales. Se denomina también historia al periodo histórico que transcurre desde la aparición de la escritura hasta la actualidad.

… sin comentarios. La historia nace a partir de la escritura porque según las gentes que saben de esto, es gracias a lo escrito que podemos darnos cuenta de cómo es que eran las cosas. ¿Entonces estamos basando nuestra memoria social en textos que sabrá Dios si fueron objetivamente escritos? Pues sí. A esto quería llegar: La historia es una gran ficción, la literatura de los que pretenden veracidad, la mentira comunitaria.

Sea como sea, la historia es un mal necesario. Su finalidad, al igual que la cartita esa de Morelos es la de conseguir una identidad común, la de amalgamar en un concepto más bien abstracto como es “México”, toda una gama de costumbres, tradiciones, lenguas, regionalismos y culturas. La unión hace la fuerza dicen, y la historia funciona creando una mitología colectiva que satisfaga nuestra hambre de pasado. Homogeneizando los ideales se logra también un pueblo masificado que reaccione como la cola de ese gran perro que es la sociedad, moviéndose cuando se alegra, levantándose cuando se enoja y escondiéndose bajo la panza cuando algo lo hace temblar de miedo. No sé en qué posición estemos ahora, de eso hablarán los que saben. Mi trabajo es hacer metáforas no explicarlas.
De qué sentimientos hablaba entonces Chemita, de qué Nación. De la nación que él y sus amiguis se habían inventado, de los sentimientos que los movían a ellos a ocupar el lugar que ellos creían les correspondía en la sociedad de aquellos ayeres. ¡Fuera los gachupines, que vivan los criollos! ¡Fuera los franceses amanerados de la España tan macha! Su independencia, y esto no lo digo yo, lo dicen los jodidos del siglo XXI, no fue más que un cambio de poderes, una sucesión de libertades discriminatorias. El abrazo de Acatempan fue como el beso de Judas (sólo que no tan maricón), vendieron a Cristo (al pueblo) por unas no tan pocas monedas, que por cierto seguimos gastando en parrandas para festejar la vendimia del cordero.
¿Qué es la patria entonces hermanitos? Para mí que la patria no existe, es como los fantasmas o como el mismísimo Coco, algo desconocido que nos asecha en las esquinas, es quien nos apaña la cartera y es también quien nos da de comer cada día, es el mexicano cliché y el narco que no cree en Dios, pero sí en la Guadalupana, es nuestra madre santísima, pura e inmaculada, y la otra no tan pura y santa que también es madre y necesita vender su mácula para santificar el pan de cada día. No nos hagamos pendejos, somos mexicanos, pero también hombres.
Hoy la cola del perro se mueve de lado a lado, parece feliz. Espero no esté equivocado. No queremos un perro furioso, por eso es necesaria esa ficción que hemos llamado historia. Si algo hemos aprendido en estos doscientos años es que las guerras siempre dejan más fantasmas que enterrados, que las armas son ineficaces cuando se trata de construir la paz, que nadie quiere terminar poniendo la banderita que nuestro fraternal gobierno nos regala en estas fiestas patrias en una tumba que tenga grabadas las funestas palabras de “Murió por la patria”. Al igual que la muerte, la patria es un lugar común.

¿Qué sueña el pueblo cuando no sueña? Esa es la pregunta jóvenes emprendedores y buscadores de la verdad. Dejar que el pueblo sueñe o despertarlo de una bofetada.
Ahora puede hacer muchas cosas. Salir y dar un paseo, esperar sentado en una banca a que comience a llegar el montón e ir comprando su bandera, su matraca, su corneta. Puede también caminar como gato por su habitación, mirar por la ventana, imaginar que llueve y quedarse al abrigo de una botella de güisqui, escribir, leer, hablar a un amigo e invitarlo a traer un paragüas para que no se moje con la lluvia imaginaria, charlar o ver una película gringa. Usted puede hacer lo que quiera, es 15 de septiembre y afuera las calles se van mojando y méxico respira aliviado cuando a lo lejos las campanas no suenan.
15 de septiembre de 2010.

1 comentario:

ADELFA MARTIN dijo...

Mis felicitaciones y agradecimiento por tu presencia en este "invento" de Norma que nos da la oportunidad de conocernos, de disfrutar tu creatividad que generosamente compartes.

Saludos cordiales