Bienvenidos a este lugar de consulta sobre poetas, narradores y ensayistas de todo el mundo escritos o traducidos al idioma español.

"... el bibliotecario protege los libros no sólo contra el género humano sino también contra la naturaleza, dedicando su vida a esta guerra contra las fuerzas del olvido"
Umberto Eco

RAGOZZA de MANDRINI, Marita

Marita Ragozza de Mandrini

Ciudad Autónoma de Buenos Aires-Buenos Aires-Argentina//Pehuajó–Buenos Aires-Argentina.

Libros publicados:
* Paz y letras –Poemas–Año 2007-Editorial Dunken (Buenos Aires)
* Albatros de paz– Poemas-Año 2008-Editorial Dos Puntos Letras (Pehuajó)
En edición:
* Velos y desvelos–Poemas y narraciones cortas-año 2010-Ediciones Las Tres Lagunas (Junín).

OBRA

SELECCIÓN POÉTICA:
Del libro “Paz y letras”

AMPUTADA DE UN HIJO

Camelia negra su corazón,
y sus senos
pájaros sin alas,
no pudo detener la brutalidad,
el arrebato, el pánico, el absurdo. . .
dolor injusto que es constante
como las preguntas
sin respuesta militar,
muñones sus manos
con caricias trizadas
imposibles de anclar
por no saber de sepultura ni de lápida.

Madre argentina
de los años negros de nuestra historia,
árbol fuerte que le podaron
rama de tierno brote,
madre-coraje,
le cercenaron un hijo,
lo desaparecieron,
regazo vacío,
la sangre de su herida
quiere ser semilla viva
para que no se dobleguen los jóvenes tallos
nunca más
los racimos nuevos
(nunca más)
las verdes espigas nunca más)

Del libro “Albatros de paz”

HAMBRE
“La tarde cocinera/se detiene ante la mesa donde tú comiste/ y muerta de hambre tu memoria/ viene sin probar agua/de lo puro triste”.
César Vallejo

Niños dibujan
raros espasmos en las veredas /
gorriones famélicos
picotean su pan ausente /
Un carro de culpas
recompone siestas
en soledades festejada /
la ley de las calles
por las calles sin ley /

Mundo –feria nos lleva
al tercer y cuarto mundo
atrás de la autopistas /
donde un niño guarda tapitas
en bolsillos agujereados.

Yo sé
y vos también
el hambre devora mentes y vidas,
la culpa es de ellos,
no, no, no . . .
una luna con dientes cariados
lo niega tres veces
antes que cante el gallo.

EL SILBIDO DE LA LUZ

¿ No oyes silbar la luz ?
- Aún no
Hay que ir más lejos y no mirar atrás. Acuérdate de la mujer de Lot.
- No me doy vuelta.
Olvida el humo que escapa al atardecer de la morada
donde niño has dormido.
- He olvidado. ¿Qué más hay que olvidar?
El nombre de los que serviste en la tierra del error
porque la verdad es celosa.
Mira la arena, que sea tu Océano.
No te asusten los pájaros grandes,
camina sin ver la sombra negra de sus alas
que manchan la arena amarilla.
Sigue adelante, a la ventura, sin brújula.
Si ves una huella, huye y di a la arena del desierto:
te quiero intacta.
Deja la sombra y deja el cielo,
olvida el negro, olvida el azul.
Húndete en el corazón del Desierto.
- Me he hundido en su corazón
y no oigo todavía el silbido de la luz.
Olvida ahora el color de la arena
y escucha el silencio.
- Escucho el silencio. ¿Quién eres?
Soy el verbo del Desierto.
Hunde el puñal en el fondo de su corazón
y busca el corazón de su corazón.
Quítate el calzado porque es sagrada la tierra que pisas.
El calzado aísla al hombre de la tierra
por eso pisa descalzo para sentirte hermano
del humus de donde salió Adán.
La tierra dice al pie desnudo: recuerda que eres polvo.
Moisés tocó con su pie descalzo la tierra desnuda.
Dios dijo entonces: Soy el que Soy.

Del libro en edición “Velos y desvelos”

MIS OBSESIONES

Espejos quebrados
en recortadas noches
campanas sin badajo. . .
remolinos oscuros con ropaje de angustia
y esqueleto de flor
¿Cómo abortar vuelos estériles?

Espero
llamo puertas
¿Alguien abre?
(Entonces
levadura de sangre
y menester de vino)

Nadie
nada
turbará mis sueños.

SELECCIÓN NARRATIVA

AURA GRIS

María tiene la edad de la miseria que la acompaña como un aura gris. Enfrentar las goteras, el barro, la escasez de luz eléctrica o de agua buena, la quema de sueños, su hombre sin trabajo ahogándose en el fondo engañoso de alguna botella, el sexo con rabia y sin alegría . . .

Se duerme con los trigos quemados de la noche y quizás sueña que con los juncos de la aurora el ángel de la villa le prenda alas a su espalda, ese ángel de lata que sobrevuela día y noche con el anuncio incansable a los del otro lado que ellos no son “invisibles.

Pero esta noche, María ha sentido dolores fuertes en su vientre. Contracciones. ¿ Hambre otra vez?.
No. Cuando María despierte se enterará que en hebras rojas anoche se le fue un niño . . . sin ilusión, sin lucha, sin padrenuestro, como un deshielo de amor. . .

6 comentarios:

Laura Beatriz Chiesa dijo...

Marita: es una alegría compartir este espacio contigo. Tu obra emana el calor de la ausencia no concretada. Tiene el aroma y la profundidad del dolor abierto a través del tiempo. Te abraza muy fuerte,

Mercedes Sáenz dijo...

Se voló mi comentario, antes de escribirlo de vuelta esperaré a ver si quedó.
En tanto otro abrazo
Mercedes Sáenz

Mercedes Sáenz dijo...

Los comentarios suelen volarse y no sé repetir lo mismo que ya había escrito.
Pero como lo pienso así algo parecido a lo que había puesto saldrá.
Las poesías me parecen bellísismas, excelente la narrativa.
Los escritos de Marita desbordan en su mirada comrpomiso y valentía.
Trasparentan la generosidad de su alma y su inteligencia.
Muy bellos, un placer como siempre su lectura.
Abrazo enorme y felicitaciones
Mercedes Sáenz

Marga Mangione dijo...

Marita: Mis felicitaciones por tu poesía.
Son poemas tristes, pero es la realidad.

Besos
Marga Mangione

Mercedes Sáenz dijo...

Felicitaciones por estos textos de Marita Ragozza. Su palabra es compromiso y belleza. Dejé antes comentarios pero no aparecen, por eso es un comentario corto y escueto.
La palabra de Marita trasciende como su persona.
Muy buenos los contenidos de esta revista, felicitaciones también a Norma.
Abrazo
Mercedes Sáenz

betty badaui dijo...

Marita, qué gusto encontrar tu obra en este sitio.
Cordial saludo para la autora y la bibliotecaria.
Betty Badaui